¿A dónde van a parar los decomisos de la Aduana de Cuba?

Este artículo fue publicado hace 3 años.

La Aduana General de la República de Cuba recepciona grandes cantidades de mercancía. Dicha mercancía procede, en primera instancia y en mayor medida, de los decomisos que aplica.

El decomiso de mercancías es una sanción que se aplica a los pasajeros por el incumplimiento de una norma legal específica. Ello implica que la pérdida de esa mercancía por parte del pasajero es impuesta por la institución.

La otra fuente de la que proceden las mercancías que tiene la Aduana en su poder son aquellas mercancías que el pasajero decide abandonar por su voluntad manifiesta, en el momento del despacho. En la mayoría de los casos, este abandono se realiza porque el pasajero no desea abonar el monto del costo de dichas mercancías.


Consulte también: Abandono de mercancías en Aduana

Asimismo, también existen mercancías que van a los almacenes de la Aduana porque la Aduana las declara en abandono, debido a que quedaron extraviadas en los salones del aeropuerto, sin que ningún pasajero las reclame en un plazo de 30 días naturales.

Aeropuerto de Holguín: todos los vuelos a Cuba para julio

¿Qué sucede con las mercancías decomisadas por la Aduana?

Las mercancías que provienen del decomiso permanecen durante 30 días en un “cuarto de retención” en el propio aeropuerto. Durante este período de tiempo, dichas mercancías permanecen tal como se decomisaron, contenidas en una saca de tela cerrada y sellada.

La razón por la cual se mantienen allí es que el pasajero tiene la opción de presentar un recurso de apelación en contra de esa resolución de decomiso, si considera que el procedimiento no se ejecutó de conformidad con la legislación vigente. Si el pasajero recibe “con lugar” su recurso de apelación, se le devuelve la mercancía que está retenida aún en el propio aeropuerto.


Consulte aquí toda la información sobre Cómo reclamar decomisos de mercancías ante la Aduana de Cuba.

Resulta importante aclarar que en la mayoría de los casos de decomiso de mercancías, los pasajeros no presentan recursos de apelación. Por lo tanto, pasados los 30 días establecidos para este procedimiento legal, la mercancía se traslada desde esos cuartos de retención hacia los almacenes de la Aduana.


¿Habrá un segundo consulado de España en Cuba? Esto es lo que se conoce

En dichos almacenes, se procede a abrir las sacas de contención y a la clasificación de las mercancías. Es una comisión de oficiales de Aduana la que se encarga de este proceder. Esta comisión clasifica las mercancías mediante la determinación de a qué ministerio o entidad estatal corresponde la entrega o comercialización de la misma.

Algunas mercancías no son comercializadas por la Aduana, sencillamente, son entregadas de forma no onerosa, a los ministerios o entidades del Estados. Tal es el caso de:

  • Los libros, se le entregan a la red de bibliotecas públicas.
  • Las armas y municiones, se le entregan al Ministerio del Interior.
  • Las obras de arte u objetos con valor museable, se le entregan a las direcciones provinciales de patrimonio.
  • Las medicinas, equipos e instrumental médico, se le entregan al Ministerio de Salud Pública.
  • El dinero, se le entrega a las dependencias del Banco Central de Cuba, en el mismo día en que se realiza el decomiso. El dinero no permanece almacenado por la Aduana.
  • Los mariscos, como la langosta y el cangrejo, se entregan a la Oficina Nacional de Inspección Pesquera de cada provincia.
Gobierno cubano buscará producir electricidad con biomasa de los centrales azucareros

En otros casos, se procede de la manera siguiente con la mercancía decomisada, por ejemplo:

  • El tabaco que se decomisa, se incinera de conjunto con otras mercancías que no tienen valor de uso o que se hallan rotas.
  • Los líquidos aerosoles y geles, se vierten en el mismo día de su decomiso.
  • Los artículos de informática y telecomunicaciones sí se comercializan con la empresa COPEXTEL.
  • El resto de las mercancías que incluyen misceláneas, equipos electrodomésticos, ferretería, útiles del hogar, y otros similares, se comercializan con Almacenes Universales.

Una vez que estas mercancías están en manos del Ministerio de Comercio Interior, pasan a formar parte de una reserva de los gobiernos provinciales, para su empleo a discreción.

A continuación, una entrevista a Lucía Santray Ramírez, primer oficial del área de Enfrentamiento de la Aduana de Santiago de Cuba:

Looks like you have blocked notifications!

Sigue leyendo en Directorio Cubano


Únete al Canal más grande sobre temas migratorios en Telegram

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!