¿Para qué pedir prestado a los bancos en Cuba? 

Por décadas los cubanos perdieron la costumbre de pedir préstamos al banco. Pero la reapertura del sector no estatal, la creciente emigración, y su impacto en la vida cotidiana, vinieron a cambiar esa tendencia. Hoy, poseer una buena cultura crediticia es ya una necesidad en Cuba.

Las instituciones financieras cubanas ofrecen a las personas naturales del país el servicio de créditos o préstamos bancarios.   

Por este concepto el banco entrega una cierta cantidad de dinero, para un objetivo predeterminado. Y a cambio, demanda que el cliente devuelva el importe prestado, o “monto principal” de la deuda. Unido al pago de los intereses, las comisiones y los gastos convenidos entre ambas partes. Todo ello, como es lógico, en el plazo establecido en el contrato. 

Para prestar este servicio el Banco Central de Cuba autoriza a: 

  • Banco de Crédito y Comercio (BANDEC): presente en toda la isla. 
  • Banco Popular de Ahorro (BPA): presente en todos los municipios, con excepción de los habaneros.
  • Banco Metropolitano S.A. (BM, o BANMET): presente en La Habana únicamente.
LEA TAMBIÉN:  Sancionan a dos individuos por robo de motorinas en Sancti Spíritus

 

Créditos bancarios disponibles en Cuba

Primero, una aclaración. En la isla, las personas naturales solo acceden a créditos bancarios en peso cubano (CUP). 

Y ahora, al grano. Están habilitados cuatro tipos de préstamos: 

  1. Para el consumo: con el objetivo de viabilizar la compra de bienes y/o servicios para uso personal. 
  2. Para la compra de materiales de construcción: especialmente diseñado para permitir, o facilitar, la adquisición de materiales y el pago de la mano de obra para emprender la construcción de viviendas por esfuerzo propio. También comprende la ejecución de acciones constructivas de mejoría, ampliación y/o remodelación de la vivienda. 
  3. Para la compra de equipos de refrigeración por reposición.
  4. Para los productores agropecuarios: disponible para productores independientes y cooperativas. Su propósito es financiar la producción de cultivos varios, y ganado porcino y ovino-caprino (queda excluido el ganado vacuno). 

Cuestión de intereses

En Cuba los intereses de los créditos bancarios fluctúan entre el 3% y el 9% del monto principal del préstamo. Depende del objetivo del crédito solicitado, su monto, y el tiempo establecido para su amortización (o sea, para saldar la deuda). 

LEA TAMBIÉN:  Descuento del 40% en paquetes turísticos a Isla de Margarita desde Cuba: estos son los detalles

Como interés bancario debe entenderse el precio que paga el cliente por usar, durante X tiempo, el dinero prestado por el banco. 

¿Quiénes pueden acceder a un crédito bancario en Cuba?

De manera general, pueden acceder a un crédito bancario las personas naturales mayores de 18 años, con residencia permanente en el país. 

Además, de manera específica, los solicitantes deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Demostrar la tenencia de ingresos lícitos, fijos y/o regulares.
  • Contar con la capacidad de pago, las garantías, y el resto de las condiciones exigidas por el banco.
  • Acumular un buen historial de pagos de deudas bancarias, pasadas y/o presentes.

Y también de manera específica, los solicitantes deben incluirse en el perfil predeterminado del tipo de crédito que piden. (Estos perfiles quedaron explicados en el epígrafe anterior).

LEA TAMBIÉN:  Los vuelos a Cuba serán más caros: aumentarán tasa aeroportuaria a 40 dólares

Y hasta aquí el resumen sobre las características generales de los préstamos bancarios en Cuba. En próximos artículos Directorio Cubano publicará detalles de cada tipo en particular. ¡Todos necesitamos la información!

Seguir leyendo en Directorio América

Estamos en Google News

Déjanos saber tu opinión:

COMENTAR

3 comentarios en «¿Para qué pedir prestado a los bancos en Cuba? »

  1. Omitieron entre las condiciones una que es endémica: la aportación de un codeudor que debe firmar bajo juramento su disposición a asumir la deuda si el beneficiario incumple su compromiso contractual

    Responder

Deja un comentario