Crisis energética en Cuba: se pronostica una afectación de 135 MW

La situación energética en Cuba continúa siendo un tema de preocupación constante para la población, con la última actualización del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) del 14 de agosto de 2023 arrojando luz sobre la crítica situación que enfrenta el país.

Aunque se anuncia que en el día de ayer no hubo afectaciones en el servicio por déficit de capacidad de generación, no se puede pasar por alto la crónica falta de estabilidad en el suministro eléctrico.

Con una disponibilidad del SEN de 2680 MW y una demanda de 2440 MW a las 07:00 horas, en apariencia parecería que existe un margen suficiente para satisfacer las necesidades de energía del país. Sin embargo, la realidad es que la falta de mantenimiento y las averías constantes siguen minando la eficacia del sistema.

LEA TAMBIÉN:  Informan sobre robos con violencia, tenencia de armas y otros delitos en el oriente de Cuba

Las unidades 2 de la CTE Felton, 5 de la CTE Mariel y 6 de la CTE Renté están fuera de servicio o en mantenimiento, dejando al sistema aún más vulnerable.

La generación térmica sigue siendo un punto problemático, con limitaciones en su capacidad que alcanzan los 393 MW. Esto plantea serias interrogantes sobre las políticas energéticas del país y su capacidad para adaptarse a las necesidades actuales.

No menos preocupante es el estado de la generación distribuida, con 1054 MW indisponibles debido a averías y 240 MW en mantenimiento. Además, la falta de combustible ha dejado fuera de funcionamiento a varias centrales, mostrando una vez más la fragilidad de la infraestructura energética cubana.

Lo más alarmante es la proyección para el horario pico, donde se espera una disponibilidad de 2935 MW y una demanda máxima de 3000 MW. Con un déficit de 65 MW, es evidente que el sistema está en una posición precaria.

LEA TAMBIÉN:  Autoridades de Santiago de Cuba reconocen incremento de pacientes con “síndromes febriles inespecíficos”

Las estimaciones indican que podría haber una afectación de 135 MW en este período, lo que implica apagones y racionamientos para la población. Esta constante incertidumbre en el suministro eléctrico impacta negativamente en todos los aspectos de la vida cotidiana de los ciudadanos.

La ineficiencia y los desafíos sistémicos en el sistema energético cubano han persistido por demasiado tiempo.

Es hora de que las autoridades tomen medidas concretas para abordar estos problemas crónicos y desarrollen estrategias a largo plazo para garantizar un suministro eléctrico confiable y sostenible.

La población merece una mejor calidad de vida y no puede seguir siendo rehén de una situación energética inestable.

Seguir leyendo en Directorio América

Estamos en Google News

Déjanos saber tu opinión:

COMENTAR

Deja un comentario