Mantecas caseras: una alternativa deliciosa a nuestras panetelas

Las panetelas son reinas en las cocinas de la isla, y lo seguirán siendo. No pretendemos sustituirlas. Pero abrirse a nuevas opciones resulta saludable. Por eso, Directorio Cubano trae esta receta, del otro lado del mar, de México. ¡Muy parecida a la de nuestras panetelas! Los mismos ingredientes, un nuevo sabor.

Allá en México les dicen “mantecas”, o “mantecadas”. Pero en Cuba, seguramente terminarían siendo “otro tipo de panetela”. Tanto se parecen. Al menos a simple vista. 


Lo cierto es que, una vez las detallamos, podemos observar diferencias. En la textura de la masa, sobre todo. Las panetelas la tienen más compacta, al menos las de la receta más común. Ello se debe más a la forma de elaboración, que a la diferencia de ingredientes. 

El detalle más notorio es la manera de usar el aceite. Y justo a ello le deben el nombre de “mantecas”. Veamos.

Ya esta tienda online tiene ventas para el resto de Cuba

Ingredientes:

  • 2 huevos grandes
  • 125 g de harina 
  • 125 g de azúcar
  • ½ taza de aceite vegetal
  • ½ taza de leche
  • 1 cucharada de esencia de vainilla (o de naranja)
  • 1 cucharada de polvo para hornear (o bicarbonato)

“Para empezar, separa cada ingrediente en la dosis exacta a utilizar. Así será más fácil seguir cada paso con precisión, para tener las mantecadas mexicanas perfectas”.


Antes de manipular los ingredientes, ponemos a calentar el horno a 180º Celsius. Y también colocamos dentro del molde los capacillos. Son una especie de forros-contenedores, donde luego echaremos la mezcla. 

Lo tradicional es que sean de papel encerado. Pero hoy los podemos encontrar en los mercados fabricados de silicona, y de diferentes tamaños. Cada cual puede trabajar con lo que tenga a mano. Para resolver: basta con revestir el molde metálico de un papel engrasado. 

Preparación: 


  1. En una taza colocamos la harina, el polvo para hornear (o bicarbonato). Y dejamos ahí para usar más tarde. 
  2. En otra vasija ponemos el azúcar y los huevos, y batimos hasta que todo el azúcar se haya disuelto bien.  
  3. A esta mezcla le añadimos la leche, la esencia (ya sea de vainilla o naranja), y la ralladura de naranja. Batimos bien de nuevo. 
  4. Luego agregamos el aceite, de forma lenta y gradual. Mientras, seguimos batiendo, hasta lograr una mezcla uniforme y homogénea. 
  5. Ahora le incorporamos la mezcla en polvo que hicimos en el otro tazón. 
  6. Adicionamos también una cucharada de sal. 
  7. Seguimos batiendo por un par de minutos, pero más lentamente. 
  8. Dejamos reposar por 15 minutos. 
Fábrica cubana de refrescos sobrevive haciendo vinagre y vendiendo vasos

En este punto añadimos la mezcla en el molde, y metemos en el horno precalentado. Dejamos cocinar por 20 minutos, sacamos, dejamos enfriar: y listas para sacar del molde y servir.

 

¡Qué olor y qué sabor! ¡Qué delicia! Queda una torta entre panetela y panqué, grasosita, eso sí. 

Y como plus: las mantecas mexicanas duran en perfecto estado (crujientes y frescas) por dos o tres días. 

¿Se animan a probar? No dejen de comentarnos sus experiencias. La comunidad de Directorio Cubano siempre está ávida de conocimiento sobre la vida en la mayor de Las Antillas.      

Looks like you have blocked notifications!

Sigue leyendo en Directorio Cubano


Únete al Canal más grande sobre temas migratorios en Telegram

Tu opinión nos importa, ¡déjanos un comentario!